El banco balancín


Jajajajaja, me encanto ver esto

Martin Nicolausson es un diseñador que se cansó de ver lo poco que nos relacionamos con otra gente en espacios públicos (parques, paradas de bus, metro, etc) y por eso se lanzó a crear un banco que nos obligase a relacionarnos y hablar con extraños.

Resumiendo mucho, el banco es un balancín. Solo se sostiene por un poste en el centro, por lo que si alguien se sienta en un lateral, el banco se balanceará totalmente hacia ese lado, dejándote casi en el suelo. Así que si te quieres sentar, le tendrías que pedir a otra persona que se sentase contigo, para hacer de contrapeso, con lo que ya estarías entablando un conversación con dicha persona.

Una idea genial, pero con un fallo de concepto. Sentarte justo encima del poste que sujeta el banco sería la manera de sentarte sin ayuda. Aunque creo que, siendo como somos, buscaríamos otro lugar para sentarnos antes que hablar con cualquiera.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s